Un foulard y un par de flores frescas

La sensibilidad artística de Florencia Peña (Fabrics of Colours) y el manejo de la composición de la florista Irina Khatsernova se combinan en Caricia, una colaboración para volver a chequear en este incipiente otoño.

Este proyecto se caracteriza por los saberes que aportan cada una de ellas. Florencia Peña posee un tono creativo que vuelca en contadas prendas que pinta a mano. Suelen amplias y envolventes, tales como vestidos y kimonos, para generar un vestir lúdico. Además posee una línea de pañuelos de seda en una amplia variedad de registros. Irina Khatsernova es diseñadora de interiores y florista. Ambas se seguían por Instagram y la mutua admiración generó la conversación. “Intercambiamos imágenes. Nos paramos sobre la pintura de William Merritt Chase con un arreglo de peonías y de kimonos. Las estampas están inspirados en arreglos florales de Irina y de otras vinculadas con mi propia imaginería ya que mi bisabuela, abuela y madre se dedicaron a las flores” nos explicó Florencia Peña. Ambas estuvieron a cargo de la dirección creativa de la campaña que realizaron en el estudio de William Cano que ilustra esta nota.

Volvimos sobre esta colección para contarla (lleva más de un año) porque en este paréntesis un pañuelo y un par de flores nos modifica el día. Al igual que la idea de las piezas pintadas a mano e incluso ¡estas imágenes!

Actualmente los foulards pueden encargarse. Se están realizando envíos normalmente.