Jardín del museo Christian Dior. Fotografía: Benoit Croisy.