The Handmaid’s Tale: de qué va la serie del momento

Faithful

El 2017 de las series le pertenece a The handmaid’s tale. Lo dicen las críticas, lo dicen los premios, lo dice el público, las ventas del libro de Margaret Atwood. No quedan dudas de que es mucho más que un fenómeno y mientras comienzan a circular los primeros adelantos de la segunda temporada, Argentina se prepara para transmitir por primera vez la serie en marzo en el canal Paramount.

The handmaid’s tale parte de una novela que escribió la canadiense Margaret Atwood en 1985. En ella retrataba un futuro distópico muy poco amable con las mujeres, que pasaban a ser objeto de los más poderosos para procrear sus hijos en una época donde cada vez resulta más difícil concebir. De allí se despliegan muchas otras aristas pero la historia la vamos a leer desde la voz de Offred, una criada a la que ni siquiera su nombre le pertenece (en realidad se llama June), una mujer a la que le sacaron todo de repente: primero el trabajo, luego el poder sobre su propio dinero y por último a su hija y a su marido. La mujer se queda sin derechos.

La serie creada por Bruce Miller logra llevar a las imágenes todo ese terror y esa angustia que la propia June transita durante su estadía en esa casa, durante la cual se permite rememorar cómo hasta no hace mucho su vida era totalmente distinta. Y allí aparece en escena Elisabeth Moss, esa gran actriz que acá terminó de meterse al público y críticos en sus bolsillos. Porque su interpretación es siempre muy contenida y aun así logra transmitir todo lo que le pasa por la cabeza –que no es poco, un cúmulo de sensaciones y pensamientos y dudas- de una manera muy precisa. Una mirada, un gesto con sus labios, una sonrisa que apenas asoma, una tensión en su mandíbula, simples expresiones. Detalles que demuestran que estamos ante una actriz con todas las letras, por si alguno todavía tenía dudas al respecto.

Los primeros capítulos están dirigidos por Reed Morano (quien ganó como Mejor Directora en tv con esta serie en los pasados Emmys) y son clave para que quien empieza a ver esta serie, no pueda ni quiera soltarla. Con imágenes tan bellas como impactantes, con una fotografía exquisita (hay unos planos cenitales que son una obra de arte en sí) y un uso de la música que ayuda a hacer de ciertas escenas algo de mayor intensidad, Morano pinta este mundo que de repente no nos resulta tan distante como quisiéramos, de a poquito, define un tono, sin lograr que de entrada uno comprenda qué es lo que está sucediendo realmente, pero sintiéndonos obligados a seguir hasta lograrlo.

A medida que la serie se va sucediendo uno va siendo testigos de este mundo tan horroroso y cómo su protagonista intenta no sólo sobrevivir el día a día sino, tras una esperanza de poder salir de allí, de tener un dominio que no se supone que tenga, poder reencontrarse quizás con su hija. “Una rata que está dentro de un laberinto es libre de ir a cualquier sitio, siempre que permanezca dentro del laberinto”.

The handmaid’s tale se convirtió en una serie favorita no sólo por saber contar una buena historia y por la calidad con la que lo logra, sino porque no deja de sentirse muy actual. La propia escritora lo dice: “Todo lo que escribí en ese libro estaba sucediendo en ese momento o ya había pasado”.

Mientras la segunda temporada de la serie de la plataforma Hulu genera mucha intriga, en especial porque la primera narra prácticamente todo el libro de Atwood y por lo tanto no permite saber mucho de lo que pasará adelante ni siquiera para quien leyó la novela, en Argentina la serie se compró recién después de convertirse en la gran ganadora de los premios Emmys. Paramount es el canal que va a transmitirla a partir de marzo, mientras ella sigue cosechando premios como los Golden Globes y los Critics Choice.