El diseño de una marca: jazmin chebar

Aún cuando observemos distraídamente las vidrieras, distinguimos jazmín chebar. Tiene una fórmula probada en 41 colecciones que combina color, estampa y cierto gusto pop. Desde 1997 a nuestras fechas el emprendimiento personal de Jazmín se transformó en una empresa con 21 locales, un activo canal de e-commerce y 280 personas trabajando. En 2012, la diseñadora se asoció a Claudio Drescher y desde ese entonces ambos diseñan una estrategia 360°. Entrevista Cdm.


La idea, cuando armamos colecciones, es tener prendas simples porque son básicos y nos permiten después armar el resto de la colección más jugada. Jazmín Chebar. 

¿Qué lugar ocupa el diseño en la marca?

C: En jazmín chebar se vive un proceso creativo rico y participativo. Apareces cualquier día en la empresa y tenés alrededor de Jazmín (diseñadora) a un grupo de mujeres charlando, opinando e interviniendo sobre algo. Cada vez que llega un articulo nuevo, se para todo. Es una fiesta porque se ve el prototipo que acaba de llegar. Es un momento cumbre de aquello que Jazmín dibujo o diseño y se vuelve realidad.

J: Algunas líneas las empezamos a partir del dibujo de las telas, es un proceso largo porque creamos nuestras propias estampas. Después trabajamos con un equipo de diseñadores que están todo el tiempo buscando de qué manera se pueden renovar los clásicos jazmín. No es que nosotros nos sentamos y decimos “esta temporada vamos a inspirarnos en la película La Odisea del Espacio”. No. Sí puede ser que una familia de pantalón / campera de cuero tengan una referencia a esa película porque de repente nos copamos con ese estilo. O nos inspiramos en David Bowie y hay prendas que tienen que ver con el personaje. Pero después, todo eso va a estar armónicamente al lado de una pollera con un volado y un sweater azul marino de varón. Es un desarrollo largo. Y me pasa mucho que veo por la calle un producto de hace cinco años y digo “qué bueno que está ese vestido”. Con el tiempo me encanta ver que productos de otras temporadas siguen vigente y no son algo antiguo.

¿Qué distingue a jazmín chebar?

J: Nuestras colecciones se distinguen por tener humor, calidad y diseño. Son características que están en nuestro ADN desde el primer minuto y que siguen vigentes. En cada colección el desafío es mantener un equilibrio entre nuestra identidad y estar abiertos al cambio sin perder el espíritu de la marca.

C: Antes toda la propuesta de jazmín chebar era canchera, diferente, llamativa. Ahora a todo eso le tenés que agregar la consistencia del producto. Hoy están las clientas que compraban hace veinte años y también se suman sus hijas.

¿Qué le propone jazmín chebar a las argentinas al momento de vestirse?

J: Trabajamos sobre el producto. Cada colección lleva un año y medio de producción y cada prenda es una colección en sí misma. Trabajamos sobre la forrería, los botones, las estampas, todos los detalles. Todo está especialmente diseñado. No diseñamos para una mujer, ni una edad particular, hacemos ropa que cada mujer puede adaptar a su estilo, a su look. No pretendo que la mujer se uniforme con mi marca, sino que en función a su identidad elija lo que va con ella.

5 prendas clásicas


Falda de cuero dorada 1999.
Mochilas intervenidas.
Todas las prendas con íconos pop.
Las nuevas zapatillas de esta temporada de invierno.
Todas las prendas de cuero en general.


En jazmín chebar tenemos una visión a futuro, trabajamos para crear una marca que dure 100 años. Para ello, trabajamos día a día. Claudio Drescher. 

¿Qué tiene el diseño argentino que aportar en el mercado internacional?
C: El diseño argentino tiene un enorme potencial para aportar al mercado internacional. Cuando invitamos a gente del exterior, nos pasa que se siguen sorprendiendo de la oferta que ofrece Buenos Aires. De sus propuestas, de los diseñadores, de los centros comerciales, de Palermo Viejo. Piensan que vienen a la ciudad más austral del mundo y resulta que se encuentran con un nivel de sofisticación muy alto. Esto nos hace creer que tenemos mucho que sumar en otros mercados. Desde el punto de vista de la creatividad, yo no veo que estemos tan lejos de otros lugares del mundo. Sí de las capacidades técnicas, la organización y los recursos. Falta una decisión de que esto se potencie enormemente y se pueda desarrollar al resto del mundo. Falta ese plus de poder llegar.

¿En qué punto está Jazmín Chebar y adónde va?

J: Hoy estamos abiertos al mundo. Tal cual dice mi socio Claudio Drescher, en jazmín se trabaja para que la marca dure 100 años. Eso hace que nos enfoquemos en los grandes acontecimientos, con el desafío de mantener el equilibrio entre nuestra identidad y estar abiertos al cambio sin perder el espíritu de República de la India.

C: jazmín chebar va para adelante. No nos ponemos un techo, la idea es desarrollarse siempre. Nos mueve la pasión por el producto. Y esto nos lleva a que más gente le guste, quiera y reconozca nuestros productos.