Ensayo por Marcelo Yarussi

01-34

Las líneas (pasadas, presentes, futuras) que conforman el devenir de la ciudad de Buenos Aires sirven de marco de investigación. Hay un propósito: decodificar ciertos códigos en nuestra vestimenta. Precisamente allí la paleta se reduce: negros, blancos, grises. La corrección de los tonos permite el lucimiento de la forma.

Se boceta una intención y en la corrección se busca la síntesis. Prueba y error, la obsesión deambulando entre detalles. Se persigue aquella imagen nítida que nos trajo la idea. En el taller se aprende, el material establece algunas normas y la experimentación intenta correrlas. Los moldes, los prototipos, las pruebas. Se acerca. Se aleja, se insiste. Las prendas pretenden incorporan el accesorio, aportar resolución mientras se transita. El oficio de la sastrería, el abrigo envolvente, lo práctico de un pantalón, lo moderno de vestir el propio tiempo.

Su tono al hablar, marca su cadencia al diseñar. Marcelo Yarussi es preciso. Recibido en la Universidad de Buenos Aires, logró diferenciarse en el sector de accesorios a través de Bastardo BA. La resolución del objeto que acompaña vestirá el cuerpo. Una primera colección que surge de la paciente observación del uso. Un ensayo de identidad estética.

01-70

Marcelo Yarussi en Ciudad de moda | Fotografía: Agustina Gavagnin.