Diario de viaje de una coolhunter

París

La diseñadora Ángeles Landau es jefa de diseño en Party Looks, una empresa dedicada exclusivamente al sector mayorista. En el mes de abril recorrió París (Francia), Londres (Ingl.), Guangzhou (China) y Seúl (Corea) para recopilar la información de mercado necesaria para proyectar la próxima colección. Aquí sus apuntes de viaje.

 


 

BUENOS AIRES – PARÍS

Salí de Buenos Aires con expectativas y las valijas listas para nuevas aventuras. Apenas me encuentro en Charles de Gaulle, el aeropuerto de París puedo sentirlo. ¡Voy a respirar moda!. Tomó Roissybus, el micro que te acerca a diferentes puntos de la ciudad, con destino directo a la Ópera. Dejo mi equipaje, no pierdo tiempo y admiro (por dentro y por fuera) las galerías ubicadas en el Boulevard Haussmann: Lafayette y Printemps. Allí puedo ver las últimas colecciones de las marcas más destacadas del prêt-à-porter, tomar fotografías y me divierte comenzar a pensar la bajada de las prendas. Voy a tener que exprimir al máximo todos mis recursos.

Al día siguiente vuelvo y recorro las calles cercanas. Dedicó tiempo a cada una de las marcas low cost, entendiendo cómo siguieron la tendencia impuesta por los diseñadores de renombre. Tomó fotografías, busco nuevas tipologías, telas y hasta me prueba varias prendas. Dedicó dos jornadas más a observar pero me voy moviendo hacia otros lugares. Uno de ellos es el shopping Les Quatre Temps, ubicado en el moderno distrito de La Defense, allí conviven algunas de las grandes marcas, junto con las de bajo costo. Otro lugar que no debo pasar por alto es la zona de locales mayoristas de Saint Denis. Un sitio lleno de callecitas que se van entrecruzando, aquí encontramos locales excelentes pero exigen, en su gran mayoría, la compra de grandes volúmenes.

Londres

 

LONDRES: UN TICKET DE IDA Y VUELTA

Al quinto día, ya estoy lista para partir hacia Londres. Despierto bien temprano para tomar uno de los primeros trenes, cambio dinero en la estación y emprendo el viaje. Una vez llegada a King’s Cross St. Pancras, tomo el subte Victoria Line y me dirijo hacia Oxford Street y sus inmediaciones. Allí pasó gran parte del día, recorriendo las tiendas y aprovechó para disfrutar de mi tiempo libre recorriendo parques. En este último viaje decidí recorrer Kensington Gardens. Terminada mi jornada, regresó a París con el último tren.

El último día en la ciudad de las luces, hago una pasada por Champs Elysees, observó las monumentales vidrieras de las grandes marcas y contempló la Torre Eiffel ¡desde todas sus perspectivas!. Es un lugar que me encanta y nunca me canso de visitarlo. Siempre busco alguna exposición a la cual asistir. Desgraciadamente, fue en vano mi espera para ingresar a la exposición de Jean Paul Gaultier en el Grand Palais (abierta al público hasta el próximo 3 agosto), las filas eran inmensas y la prioridad, obviamente, era para aquellos que tenían entrada comprada con anticipación. ¡Esto me sirvió de lección para un futuro viaje! De todos modos no me dí por vencida, y a unos metros de allí, en las Galerías Nacionales del Grand Palais, visité una pequeña exposición denominada Iconos Americanos (abierta hasta el próximo 22 junio). Para mi sorpresa, me encontré con originales de Roy Lichtenstein y Andy Warhol. Esto ya me dejó tranquila, sabía que podía abandonar París, con algo más que alimenta mi espíritu.

China

NOS VAMOS A LA CHINA

La noche se acercaba y mi próximo vuelo también. Primera parada Seúl, Corea. Tras siete horas de espera entre vuelo y vuelo me encontré con mi jefe, venido de Los Ángeles, y juntos partimos hacia Guangzhou, China. En estas horas se puede disfrutar (por poco dinero) de los spa/sauna que se encuentra en el aeropuerto y de esta manera mitigar las horas de espera. Culturalmente los coreanos son muy consumistas de este tipo de lugares, de hecho, es común asistir en familia.

Llegados a China, somos recibidos por el Sr. Lee, un coreano dedicado al negocio de los accesorios de moda, residente allí hace muchos años. Él nos sirve de gran ayuda, si uno no habla el idioma es muy difícil la comunicación. En la gran mayoría de los lugares no se habla inglés aunque en las calles podamos ver escrituras en ambos idiomas. Los siguientes siete días me espera un arduo trabajo a realizar. En esta ciudad encontramos grandes shoppings para la compra de avios y telas, como así también de producto terminado. Los ojos no dan abasto, hay infinidad de cosas para ver y requerimos máxima concentración para no ahogarnos en la variedad y elegir lo adecuado para nosotros.

Durante estos días se hace una pre-selección, es decir caminamos por horas, preguntamos precios, tomamos muestras del producto (un ayudante viene detrás de nosotros a buscarlas) y terminamos con una cena alrededor de las siete de la tarde. Nos queda tiempo para recorrer un poco la ciudad y maravillarnos con la cantidad de luces que van apareciendo al caer el sol.

Corea

Una vez recibidas las muestras de todo lo preseleccionado días anteriores, me reúno durante largas horas con mi jefe para la selección final. Durante este día decidimos minuciosamente las cantidades a comprar de cada avío, o accesorio, como también los colores y cantidad de telas. Finalizado con éxito el viaje a China, partimos a lo que llamó unas mini vacaciones (de dos días) en Seúl, Corea: quiero empaparme un poco más de su historia y cultura. Allí pude recorrer varios lugares relacionados con la historia del país, como también hacer un poco de shopping, por uno de los distritos más modernos y chic de esta ciudad, Gangnam o el llamado Mercado de Dongdaemun. Ahí encontramos infinidad de ropa de diseño como también accesorios y objetos de decoración. Sorprende la limpieza, el orden, la tecnología, el funcionamiento de la ciudad, la modernidad de los edificios conviviendo en un mismo lugar con la belleza de antiguos templos, el buen trato al turista, en fin, una ciudad digna de ser visitada.

Corea

Largas horas de vuelo, cambio de aviones, esperas pero un sentimiento de realización que me permite mantener todo aquello que observé. Vuelvo al trabajo, al diseño, a las reuniones, a preparar una nueva temporada. Ví imágenes que, tal vez pronto, se repliquen en Buenos Aires, en nuevas prendas. ¡La felicidad de un nuevo viaje realizado!.