De estreno: De nuevo otra vez

De nuevo otra vez Romina Paula3

Llega a carteleras De nuevo otra vez, su primera película como directora, guionista y, como no podía ser de otro modo, también protagonista.

Romina Paula sigue expandiéndose como la artista que es y cuestionándose sobre el amor, la muerte, el lenguaje, lo femenino/lo masculino. Actriz, dramaturga, novelista, guionista de televisión y ahora directora de cine. 

De-nuevo-otra-vez-Romina-Paula2Quizás uno de sus protagónicos más interesantes y escondidos en el cine sea el de “El día trajo la oscuridad” (que se puede ver gratis en la plataforma CineAr), una película dirigida por Martín Desalvo que, a partir de dos personajes femeninos que se encuentran en una casa en medio del bosque, comienza a desarrollar una historia que pronto se develará sobre el vampirismo. Su interpretación allí es tan misteriosa como enigmática y la película es un buen exponente del cine de género nacional. Su carrera como actriz cinematográfica continuó con algunas más de Matías Piñeiro (“La princesa de Francia” y “Hermia y Helena”), Hugo Santiago (“El cielo del Centauro”) y Mariano Llinás (en la descomunal “La flor”).¿Por dónde abarcar a la multifacética Romina Paula? Si su particular nombre que parece no tener apellido no te suena, igual seguro la viste varias veces. En televisión participó de manera reciente en la exitosa serie de HBO “El jardín del bronce”, pero en el cine aparece desde hace varios años. Después de haber trabajado con Matías Piñeiro y una participación en “Medianeras” de Gustavo Taretto, apareció en “El estudiante”, la película de Santiago Mitre que fue un éxito en cuanto a crítica y festivales.


De nuevo otra vez” es la primera película que escribe y dirige. Y además, por supuesto, elige protagonizarla. Una sólida ópera prima que le permite a esta mujer conjugar todo su universo en una hora y media. Romina Paula en ella hace de Romina, tiene un hijo que se llama Ramón y una madre que les habla en alemán, todo al igual que en su vida real. Mucho de autobiográfico, mucho de reflexivo y ensayístico –con monólogos que aparecen en escenas intercaladas de protagonistas hablando a la cámara, con una puesta bastante teatral; o desde la voz en off sobre imágenes de diapositivas. La directora explora en un tiempo intermedio para su protagonista, esa especie de limbo que es el mientras tanto, el rol de madre e hija. Una madre que se aleja de los estereotipos de madre que el arte –en especial el cine– vino construyendo. La maternidad como algo que no es ni agradable ni innato para la mujer.

Una mujer de treinta y largos, regresa a la casa de su madre junto a su pequeño hijo por un tiempo indefinido. Hay mucho aún por definir. ¿Cuánto tiempo va a quedarse? ¿Va a volver? ¿Qué va a pasar con su marido? ¿Se puede llamar separada? Esas indecisiones o ambigüedades sobrevuelan todo el relato. Con esta ópera prima, Romina Paula da un paso adelante y consigue traspasar su estilo intimista y reflexivo a la pantalla grande. Así se erige como una de las artistas más interesantes del ambiente actual. A partir del 6 de junio, y cuanto antes mejor (porque así funciona el cine independiente nacional), pueden encontrarla en salas.