Cómo vestirse para una entrevista de trabajo

¿Y ahora qué me pongo? No hay una segunda oportunidad para una primera impresión. Gabriela Gurmandi de Be your Best tiene un par de tips para tener en cuenta.


Clave: cuando elegimos que usaremos debemos tener en cuenta el puesto y la empresa. Lo ideal es averiguar cuál son los códigos de vestimenta. Si conocemos a alguien que ya esté trabajando podemos consultarlo. Esto nos ayudará a saber si es una empresa más creativa, el código será más casual, si es más formal debemos elegir prendas más clásicas y formales. 

Según sea la empresa podemos ir más o menos formales, lo cual no significa ir desprolija o elegir lo primero que se nos ocurre. Es fundamental estar acorde al lugar, la hora y claro, ¡sentirnos cómodas! El entrevistador notará que has hecho un esfuerzo y te comprometiste con la entrevista. Dice lo precisa, ordenada, confiable y profesional que eres. Tienes que tratar de verte como si ya trabajaras allí.


Los colores de las prendas deben ser neutros, negro, blanco gris azul oscuro. Si el caso es más informal podemos jugar con colores, diseño y algún estampado. Lo ideal es evitar los excesos, prendas muy ajustadas, escotadas, transparencias, falsas muy cortas.

Elegir maquillaje suave, acorde al lugar, la hora y el puesto. Perfume suave y esmalte no muy llamativo. Llevar pocos accesorios. El calzado debe estar en buen estado y ser cómodo, no muy alto, más bien taco medio o bajo. Optar por un bolso discreto y si debemos llevar CV,  que entre sin necesidad de doblarlo. Para una entrevista formal puede ser un bolso de cuero o similar y para la entrevista más formal podría ser una mochila. El cabello debe estar prolijo, suelto o recogido, lo importante es que muestre seriedad y compromiso.

Debes sentirte cómoda y confiada, por eso es tan importante pensar con tiempo cuál será nuestro look elegido.


Mis elegidos para una entrevista formal: un vestido negro o azul oscuro, un blazer, un cárdigan, un pantalón al cuerpo, camisa blanca, falda no muy corta ni ajustada, zapatos de taco medio.

Mis elegidos para una entrevista creativa: un pantalón de género o con leve estampado o legging, camisa larga, jean clásico, chatitas o zapatos bajos.

Optemos por prendas que puedan combinarse entre sí, para poder aprovecharlas para distintas entrevistas o incluso si debemos ir a varias entrevistas en una misma empresa. Armá tu kit y mantenelo siempre listo por si surge una entrevista con poco tiempo de antelación. ¡Éxitos! 

Fotografías: Agustina Gavagnin.

Fotografías: Agustina Gavagnin.