Próxima función: Colette

Crédito: Sundance Film Festival

No se habló lo suficiente de una de nuestras películas más esperadas del 2018. Se basa en la figura de la famosa y transgresora escritora Colette.

Entre los estrenos dela segunda mitad del año, tuvimos a Keira Knightley interpretando a la reconocida escritora francesa del siglo XIX en una película dirigida por Wash Westmoreland, quien también llevó a cabo la realización de Still Alice. El guión lo firmaron Richard Glatzer (el fallecido esposo del director y co guionista de Still Alice con quien empezó este proyecto muchos años atrás) y Rebecca Lenkiewicz (guionista de la polaca IdaDisobedience; dos ricos y diferentes retratos de personajes femeninos). Un equipo no menos que interesante.

La narración de esta biopic se centra en el transcurso del primer matrimonio de la escritora con Henry Gauthier-Villars (Dominic West, el actor de The Wire al que se lo puede ver actualmente en la serie The Affair). Su marido, con quien comparte profesión, la encierra y fuerza a escribir para después firmar como autor lo que no le pertenece. A partir de la pluma de Colette y con el nombre de Henry es que nace Claudina. Lo que empieza como un simple libro se termina convirtiendo en una saga y en todo un fenómeno para la época. “La mano que sostiene la pluma escribe el destino”, se escucha decir a Keira Knightley en el tráiler, mientras Colette disfraza de ficción muchas de sus propias aventuras.

Pero Colette no había nacido, como tantas mujeres de esa época, para servir a su marido y olvidarse de ella misma. Al contrario: se permitió hacerse de valor y descubrirse a través de la escritura y de sus relaciones. El film pone en foco a su escritora para un público mayor y permite exponer cuestiones relacionadas al género y a la sexualidad, temáticas muy latentes en la actualidad. La historia de una mujer escritora bisexual en una época en la que su género era menospreciado en múltiples aspectos promete ser una mezcla escandalosa.

Fue una pionera. Fue la primera en escribir sobre muchos temas por primera vez y lo hizo con tal honestidad y valor que no pude evitar sentirme atraído a su voz como escritor. Es algo muy poderoso”, contó Westmoreland en una entrevista a Sundance Institute.

A Keira Knightley le sientan bien los personajes y trajes de épocas. Una actriz que apuesta a interpretar personajes femeninos fuertes y de mucha presencia. Desde la romántica Orgullo y prejuicio, la dramática Atonement, pasando por alguna película más desapercibida como La Duquesa e incluso su Elizabeth Swann en la saga de Piratas del Caribe. Keira ha demostrado que puede mostrarse sexy, inteligente y feroz al mismo tiempo y por eso no podemos pensar en alguien mejor que ella para este papel (obviando el detalle de que son actores británicos interpretando a franceses pero ¡en el cine todo vale!). Aunque aún sea un poco temprano para ciertas predicciones, se rumorea que la actriz parece prometer conseguir una tercera nominación a los Premios de la Academia con este papel.