Amamos a Emma Stone

Su cabellera colorada (o rubia, en su color natural), sus grandes ojos y esa simpatía auténtica que irradia todo el tiempo hacen que sea imposible no querer a Emma Stone. Destacándose principalmente en la comedia, supo demostrar también que puede hacer lo que quiera: drama, comedia, musical y hasta una de superhéroes.

 


 

ZOMBIELAND

Si bien a Emma Stone se la empezó a registrar después de su actuación en la comedia Superbad, fue a partir de Zombieland donde todos nos aprendimos su nombre. En esta comedia de zombies, su personaje se presenta mostrándose vulnerable y necesitada de ayuda para sólo en unos minutos revelarse todo eso como una actuación para conseguir lo que todos quieren en ese mundo apocalíptico: sobrevivir. Wichita (el nombre con el que se conoce a su personaje) es linda y sexy pero sobre todo fuerte e inteligente.

EASY A

El primer protagónico de Emma Stone la sitúa inmediatamente como una de las jóvenes reinas de la comedia. Una adolescente que a través de un rumor que es causado por un favor que hace, comienza  a sufrir el bullying de casi toda la escuela. Para enfrentarse a ese hostil ambiente, decide encorsetarse y ponerse la letra A (La letra escarlata), mientras en el fondo no es más que una chica deseando que su vida fuese un poco más como las comedias ochentosas de John Hughes.

THE HELP

Con el cabello más claro y enrulado, una Emma Stone “afeada” (aunque es la intención es imposible verla así) interpreta a una joven aspirante a periodista que termina siendo fundamental para las sirvientas negras y el constante maltrato al que son expuestas sólo por su color de piel. Más allá de ser una película menor, ésta cuenta una historia necesaria y con mucho corazón, el mismo que Stone le pone a todo lo que hace. Y como si fuera poco, de su boca sale uno de los mejores insultos: “¿te caíste de cabeza cuando eras bebé o simplemente naciste estúpido?”.

MAGIC IN THE MOONLIGHT

Y Woody Allen no pudo evitar también caer rendido ante sus encantos. Si bien para quien escribe, su segunda colaboración, Irrational man, es superior, elijo Magic in the moonlight porque es acá donde su personaje mejor representa lo que nos pasa a todos. Acá, Emma Stone seduce y enamora a un Colin Firth escéptico que termina inevitablemente creyéndole aun desafiando sus propias creencias y filosofías. Y además, la vemos pasear con esos atuendos de 1920s que tan bien le sientan.

LA LA LAND

La película del momento, este musical que no es del todo un musical pero sí una historia de amor aunque un poco más amarga de lo que uno podría esperar. Emma Stone acá hace de una aspirante a actriz que, al igual que hizo ella hace varios años, deja todo para irse a Hollywood a probar suerte. Se enamora y al mismo tiempo sigue persiguiendo su sueño, pero las dos cosas no parecen ir de la mano. Emma Stone canta, baila y desnuda su alma en la que quizás sea la mejor escena con ella: la de un audición que termina siendo su último intento antes de bajar los brazos para siempre, en la que contar una historia deriva en cantar sobre los soñadores hasta emocionarse (y emocionarnos) hasta las lágrimas. Y así se gana su segunda nominación a los premios Oscars tras Birdman, donde también despliega sus dotes como actriz dramática.